¿En qué van a fallar los Trabajadores Sociales que decidan emprender?

 Fallar en la vida es tan posible como acertar. Cometer errores es ley natural pero, ¿Qué ocurre con los errores que se cometen mientras se emprende?


Lo primero, es que la tendencia a no calcular las pérdidas, ya no solo económicas, también de reputación profesional, de tiempo, de realismo y visión, es directamente proporcional a la gravedad de nuestros errores. Los errores que se cometen mientras se emprende se quedan a fuego en nuestros miedos para pasar a la acción. Los errores pesan en la imprescindible motivación a la hora de seguir adelante detrás de un “No” y “otro No”. Por lo tanto, no calibrar las consecuencias de tus errores acertadamente hará mella en tu actitud.

Lo segundo, es que los errores que se cometen mientras estamos emprendiendo se disfrazan de “es normal es mi primera vez”, “mi idea es demasiado innovadora para que el resto de la humanidad lo entienda”, “es que en España no hay cultura del fracaso”, y muchos otros disfraces que se quedan entre frases de coach y quotes of the day. Lamento ser yo quien te lo diga, pero lo que ocurre con los errores que se cometen mientras se emprende es que no se asumen a tiempo. Lo que no sepas lo aprendes. Pide ayuda. Lee. Contrasta. Analiza.

 Equivocarse puede ser una oportunidad de crecimiento, bien. Sin embargo, equivocarse cuando te estás marcando un all-in profesional puede producir daños irreversibles a cualquiera. Pero, ¿Nos podemos adelantar a los errores?, ¿Puede el trabajador social que emprende reconocer sus límites y superarlos a tiempo? Puede.

Estos son algunos de los errores más comunes a la hora de emprender y que un profesional del Trabajo Social puede revisar antes de apostar todo al rojo.

Diapositiva1

  1. Emprender con un motivo, pero sin una motivación.

 Si vas a emprender por alguno de estos motivos, vas a cometer muchos más errores que la media:

  • Acabaste la carrera hace cuatro años y no has ejercido nunca.
  • Sigues en paro después de mucho tiempo.
  • Llevas estudiando oposiciones siete años y no salen plazas.
  • Tu idea no se le ha ocurrido a nadie.

 Veamos, emprender es un estilo de vida, es una manera de entender el mundo, es estar enganchado a la situación de incertidumbre y de inseguridad, es subirse a una montaña rusa de la que no te puedes bajar cuando lo pidas, al contrario, parar dependerá de tus ventas, de tu capacidad para generar riqueza en tu entorno inmediato, de tu poder para intercambiar intereses. Muchas veces ganarás, pero prepárate para perder. No es suficiente tener un por qué, es imprescindible sentir en tu corazón el cómo vas pasar a la acción. Si estabas aspirando a ser funcionario, piénsalo. No falles en actitud.


2. No estudiar la competencia o estudiarla con los instrumentos equivocados.

 Algunos de los motivos anteriores puede hacer que seas un emprendedor cegado por la idea, y no seas capaz de otra cosa que de copiar y repetir lo que ya existe, y peor aún, lo que ya existe y no funciona pero aparentemente es la luz al final del túnel. Esto puede pasar por dos razones:

  • El negocio de la formación complementaria. La tendencia en la formación post-grado marca la esperanza del recién graduado como salida profesional. Ejemplos son la mediación, la RSE, el peritaje social.
  • Tres referentes dentro del sector con buen branding y bien posicionados pueden influir en tu decisión emprendedora. Situaciones de “si a él le funciona a mí también”.

Pero ojo, el recelo de un emprendedor es que le roben su idea de negocio, lo que puede provocar que estés emprendiendo en un ámbito idéntico al del compañero de habitación y no enterarte por no compartirlo, por no investigar y analizar con cautela, por no contrastar con cifras el volumen de negocio real del sector en el que has decidido sumergirte.

Atención a la competencia abismal de sectores dentro del trabajo social que actualmente ya están copados, me reitero en advertir de los campos de la mediación, la RSE, y el peritaje. “Dios dijo hermanos, pero son primos”.


  1. Fijar un precio a tu trabajo por debajo de la rentabilidad.

No tenemos experiencia en el ámbito privado. No la suficiente. ¿Qué quiere decir esto? Contamos con gran experiencia en la gestión de presupuestos y recursos, y conocemos lo que es tener que optimizar, pero, ¿Tenemos los trabajadores sociales por lo general, experiencia en la gestión de beneficios? No.

Nuestra profesión, ni desde la propia formación, ni desde la ocupación que ha venido desarrollándose en términos generales, ha sido la de gestionar máximos ingresos, más bien todo lo contrario.

Y esa es la diferencia entre el sector público y el sector privado, ¿Cuándo?, ¿Cómo?, y ¿Cuánto? Únicamente depende de ti. ¿Qué precio le pongo a mis servicios?, ¿Cuánto tengo que ingresar para obtener beneficios?, no estamos entrando en la eterna cuestión de lo que vas hacer con esos beneficios, si no de que tu objetivo, si emprendes, es ser rentable, y trabajar para ingresar desde el principio lo máximo.

Para ello, no olvides desarrollar un modelo de negocio, no sólo sostenible también rentable. ¿Cuántos casos tengo que atender en un mes para obtener beneficios? Esa es la pregunta que debes saber responder desde el inicio de tu camino emprendedor.

Has decidido entrar en el rugoso camino del vendedor, por cierto, término no incompatible con la ética. Debes vender para obtener beneficios porque el error de un trabajador social que decide emprender, es olvidarse de la facturación y del crecimiento, de la idea de expansión desde el primer instante, de la ambición por ganar dinero. GANAR DINERO.

Ganar dinero no es un problema, lo importante es el uso del mismo, tus hábitos de consumo, la capacidad para trasformar los beneficios de tu empresa en beneficios para la comunidad.


De lo que puedes estar seguro, es de que el trabajador social que emprenda no se olvidará del contexto social que lo rodea, de las necesidades sociales que tiene al alcance de satisfacer, de hacerlo con transparencia y equidad. Y eso, es el mayor de los aciertos.

*Referencias de “El libro negro del emprendedor” de Fernando Trías de Bes.

*Reflexiones de muchas conversaciones con auténticos y falsos emprendedores.

Anuncios

5 thoughts on “¿En qué van a fallar los Trabajadores Sociales que decidan emprender?

    1. Hola Carolina, gracias por escribirnos. Efectivamente esa en nuestra postura después de un año de contacto directo y asesoramiento con el emprendimiento en estas áreas. Pero por supuesto, todo dependerá de cómo, cuánto, quién, y dónde se ofrezca. Planteamos una pregunta, ¿Cuántas empresas viven de implantar RSC?, Y lo segundo que planteamos, ¿Cuánto facturan en un mes?, son cuestiones importantes para hacer un buen análisis de mercado. Un abrazo.

      Me gusta

  1. Hola compañera! fantástico el artículo, hace falta que los trabajadores sociales emprendedores nos pronunciemos. Lo que escribes sobre la importancia del beneficio es vital: lo he tenido que aprender a trompicones. Respecto a emprender en espacios que están muy copados, si, todo hay que decirlo, los traajadores sociales nos hemos centrado demasiado en ser funcionarios los últimos 50 años y tenemos lo que nos merecemos: una tasa de paro bestial, nulo reconocimiento económico como profesionales y salidas laborales emergentes copadas por otras profesiones. Pero dejar de luchar es resignarse a eso. La competencia está y es fuerte. Por eso necesitamos un extra de dos ingredientes: realismo (para calcular si debes emprender o no) y creatividad (para saber cómo debes hacerlo). Como dices en el post conocer a tu competencia es vital, saber que beneficios necesitas para vivir etc y luego está la parte de la mirada creativa: ¿cómo puedo mejorar lo que hay? ¿que necesidades faltan por satisfacer? quizás el mercado esté copado, pero a lo mejor podemos ampliarlo con nuevas ideas. Es lo que se llaman los negocios azules: al contrario de los negocios rojos que luchan con la competencia por sobrevivir, los azules crean un concepto nuevo y amplian el mercado. El libro que describe este fenómeno pone de ejemplo al Circu du Soleil, que nunca tuvo que competir con los circos de su época porque cambió el concepto y amplió el mercado. Aqui se puede descargar el libro completo: https://cincomaterias.files.wordpress.com/2013/02/libro_la_estrategia_del_oceano_azul.pdf

    Un beso y ánimo con la vuelta “al cole”

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s